lunes, 4 de abril de 2011

ZOMBIS EN CANARIAS-Capitulo 10º


Aún aturdido y con las manos manchadas de sangre, me incorporo para dirigirme hacia Ángel. Comenzamos a andar dándole la espalda al cuerpo inerte del muchacho cuando un aullido de muerte nos estremece, y nos hace clavar nuestras miradas hacia atrás. El soldado que, segundos antes, mis manos intentaban salvar, se está levantando muy toscamente. No puedo creer lo que veo, estoy completamente seguro de que estaba muerto. Cuando consigue erguirse se lanza hacia nosotros como un animal sobre su presa, Ángel me aparta de un empujón y le dispara entre ceja y ceja, cayendo su cuerpo como un plomo. 
-A la cabeza, dispárales a la cabeza, es la única forma de acabar con ellos-me grita Ángel.
Trago saliva para no quedarme mudo y empiezo a correr detrás de él.

Mientras tanto, la horda de muertos vivientes avanza hacia la plaza, un no muerto sobresale de entre los demás, su vestimenta no es nada común. Una túnica de color negro manchada de sangre le cubre el cuerpo, uno de los lados está totalmente rasgado dejando ver uno de sus muslos, en la cabeza una toca de tela blanca, su piel había adquirido un color de palidez hierática, solían llamarla “Madre Jana”.   Para ella todo es una pesadilla de la que desearía despertar. Hacía unas horas, la madre superiora le encomendaba la tarea de ir a ofrecer apoyo espiritual a los enfermos del hospital. En uno de esos momentos de recogimiento, se encontraba velando el cadáver de una niña de doce años que acababa de fallecer en el hospital, cuando repentinamente levantó su cabeza de la camilla y sus miradas se cruzaron. Sin tiempo a reaccionar, la niña dio un salto desde la cama donde estaba postrada, se abalanzó sobre la monja y la mordió en uno de los muslos. Después de aquello, Jana solo recordaba que se encontraba extraña, cambiada, un gran impulso por alimentarse la guiaba, no sabía a dónde pero se movía. Cuando sale de la habitación se topa en el suelo con un hombre de mediana edad, está siendo zampado por dos zombis y la niña que hace unos instantes la había atacado. Sus rodillas se doblaron cayendo justo a la altura de la cara del devorado, sus manos se hundieron en la carne separando piel y músculos. Solo le hizo falta un bocado para saber que aquello no le gustaba. Miró a su alrededor y se dio cuenta de que no era como sus congéneres zombis. Volviendo al presente, ahora se encuentra entre aquella muchedumbre de caníbales, en medio de la plaza del Adelantado, buscando la respuesta de su forma de ser.
Mientras Ángel acelera el jeep que acabamos de sustraer del campamento, yo no  pierdo de vista, por el retrovisor, como la plaza se va convirtiendo en territorio zombi. Me encuentro al borde de la locura. Le explico a Ángel que la única cosa que me preocupa es buscar a Mariam, pero él me contesta que seguramente la hubieran desalojado de su casa para llevarla a un punto seguro y, según le  comentaron los altos mandos, todos los puestos de defensa habían caído y solo quedaba el que habíamos dejado. Por lo que las posibilidades eran escasas: o está muerta o convertida en una de aquellas cosas. Tal vez tuviera razón, es una necedad vagar por las calles en busca de mi novia muerta, pero para mi es mi única prioridad de momento, así que después de descubrir un almacén de un supermercado en plena Avenida Trinidad y forzar la verja, nos planteamos nuestro siguiente paso y nos ocultamos, mientras le intento convencer de que me preste su ayuda para buscar a Marian.  Ángel no tiene ningún familiar vivo, según me había contado era hijo único y sus padres habían muerto en un accidente de coche  hacía 2 años, por lo que no tenía nada que perder y, al final accede a acompañarme en mi búsqueda.

8 comentarios:

  1. Acabo de leer el primer capítulo. (Me los he copiado en archivo de texto para leerlos tranquilamente. Si eso es posible con un relato de zombies jeje). Y me ha gustado. Por los comentarios de los demás episodios creo que me voy a enganchar a la historia. Sigue así y me compraré el libro cuando salga :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu alago, pero por ahora ninguna Editorial me a realizado una oferta.Un fuerte saludo y compartir el blog.

    ResponderEliminar
  3. por fin aparece marian jajajajaja que ya quiero saber si es zombie o no...porque me encantaría leer una zombie vegetariana haciendo dieta los lunes jajajajajajajaja....Un saludo...

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la historia y siempre me sabe a poco.Aqui me tienes esperando el siguiente capitulo jejejeje un saludo

    ResponderEliminar
  5. Próxima semana el 11º capitulo, y gracias a todos por seguir la historia

    ResponderEliminar
  6. Es genial tu historia... yo por lo menos no puedo esperar al nuevo capitulo ya

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con todos...tu relato es fantástico!!!Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias,es un alivio saber que hay alguien leyendo tu relato.

    ResponderEliminar